DESTINO

No siempre la roca será moldeada

Por la ola que la ha de golpear,

No siempre el niño crece

A semejanza de quien le ha de criar,

Pero un ser agradecido tendrás

En quien siempre hayas sabido cuidar.

 

No siempre la rosa dará el polen

Que a la abeja gusta colectar,

No siempre la vida en tu camino

Buenos momentos traerá,

Pero con certeza sabrás

Que una buena enseñanza encontrarás.

 

No siempre el árbol que está

Buena sombra da,

No siempre estarán ahí

En quienes tú haz de confiar,

Pero en el ímpetu de tu alma

Soluciones sabrás encontrar.

 

Por Gabriel F. Madaleno B.

Anuncios
DESTINO

LOS OCUPANTES

No solo se ven

Los que originaron las ganas

Sino también

Los que salen a gatas.

 

Con el crepúsculo en el horizonte

Se siente el ardor del sol por el adiós

Cuando acaba de romper la noche

Con su tentación.

 

Todos hierven en el momento

Del abrazo y el beso

Explota libre el pensamiento

Que sucumbe ante el deseo.

 

La excitación del corazón

Se extiende hasta el alba.

Ya comienzan con pasión

A retozar con hazaña.

 

Horas de labor entregadas al amor

Que vuelven al ocupante parte del complot,

Estremecerse quiere en brazos del señor

Esclava es presa de los deseos de Astarot.

 

Como con magia exuberante

Se retuercen los ocupantes

Como una danza desbordante

Se entrelazan los amantes.

 

Y en el clímax del danzón

Gime la hembra con estupor

Pues ya el momento del final

Arriba para ambos en cuestión.

 

Salen los viajantes

En media noche sin importarles

Pues son desinteresados y pedantes

Sin permiso aparecen por todas partes.

 

Así que mis amigos

Terminado ya el viaje

Se aplacan los sentimientos

Se duerme el coraje.

 

Lo que queda es el sendero.

 

Sendero de la paz

Dada por el veraneo

Rompe la luz del día

Se tranquiliza todo el estero.

 

Solo queda el sudor

Originado por el calor

Producido por la excitación

Que crearon las ganas.

 

Solo queda una cama

Desordenada y mojada

Pues sus ocupantes

Se han dado las gracias.

 

Ya no se ven

Los que originaron las ganas

Sin duda, es que estén

Durmiendo en sus verdaderas camas

LOS OCUPANTES

EL VERSO

Entre lo real y lo ficticio

Mi mente se mueve

Y ella no entiende

De donde esto viene

 

La diferencia no miente

Y aunque la encuentre

Se encuentra dispersa

Por falta de pretendiente

 

La verdad no es ninguna

Solo la que concierne

A la duda alguna

Que una vez existente

Solo no es una tangente

Sino una pendiente

 

Que invita al esfuerzo

De mi mente que esta latente

A solo escribir en verso

Lo que de algún lado viene

 

Antes de ser invitado

Antes de ser pensado

Antes de ser creado

Viene a mí solemnemente.

 

Verso perverso

Que en mi mente grotesco eres

Aunque tu nombre sea solemne

Tú siempre eres hiriente.

 

Verso sincero que no miente

A veces pareces mi enemigo

Y a veces mi amigo incondicional.

 

Siento tu veneno verso

Que me vuelve vehemente

Y aunque eres grotesco

Acudo a ti frecuentemente

 

Para escuchar de ti verso

La verdad que implora

La acción imponente

Que te vuelve realidad.

 

Y no hay realidad alguna

Ante la ausencia de tu bravura

Si no existieses en mi mente

Mi boca sería una tachadura

 

Enciende el fuego que lo quema todo

Mata de una vez por entero mis despojos

Si en el estero no veo tus asomos

No habrá motivo para un jolgorio.

 

Verso amigo de mi pasión

Amante de toda mi satisfacción

Con atorrancia o simpatía

Te acomodas entre mis líneas

 

Dejando a veces un buen sabor a mis escuchas

Dejando entre sus labios una suave figura

Verso lleno de sinceridad

A veces atacas con severidad

 

¿Pero que no es mejor que la lealtad

Sino la palabra dicha con verdad?

No para agravar sino para aplacar,

Aleccionar, y así enmendar.

 

Así es el verso venido sin invitar,

Recio y áspero para inculcar,

Dulce y suave para alagar.

 

Así acomodo todo mi pensamiento

Para tenerte presente en mi intelecto

Y compartirte a toda hora y todo momento

Con quienes expresan sin miedo, su pensamiento.

 

Por: Gabriel F. Magdaleno B.

EL VERSO

EL SUEÑO

Era solo el sueño que quería

Imponerse a la realidad

Darle a entender que el también existe

Y que la realidad solo lo ignora,

No lo quiere en su hora.

 

El sueño solo viene cuando el consiente duerme

Esa es su hora, es solo esa la que tiene,

No se le permite más,

Porque si no ¿Qué será?

 

Un sueño que vive en la realidad

No sería un sueño más,

Y que sería del hombre si cuando duerme

No hay quien lo reconforte.

 

Ya no tiene sueño el hombre

Ya no duerme el pobre conciente,

Ya que el sueño quiere invadir su ambiente

Vete sueño, vete a tu subconsciente.

 

Ese es tu reino, el mundo de lo inerte

A la realidad no trates de imponerte

Pues yo soy quien te deja la suerte

De dejar ser al hombre lo que sueñe.

 

Pues al final,

Tú en mis horas siempre estas presente

Así que tranquilo sueño, sueño vete,

Porque aunque tú no lo creas

Las veinticuatro horas estas latente.

 

No dejes al hombre sin aventuras cuando duerme

Porque él sin el sueño no tiene realidad tangible

Así que tranquilo sueño, sueño vete.

 

A veces el hombre hace en su realidad lo que tú le muestres

Eres como una premonición antes de que el hombre despierte.

 

Pero como poder verte si invades al consciente

Tu tiempo es el de Morfeo, así que vete

Concentra tu labor en las horas de la penumbra

Para que la persona duerma con tesura.

 

Así que tranquilo sueño, sueño vete

Vete a tu dominio

Vete a tu martirio

 

Que de todas formas y sin saber

Tú formas parte de la vida

De todo ser que ha de crecer

 

Así que vete, sueño vete

Vete mientras puedes.

 

Por: Gabriel F. Magdaleno B.

EL SUEÑO