DIABLILLOS ROJOS

Maldito vientre

Podrido su fruto

Enseñanza satánica

Sucumbe la gracia

De la bondad sagrada

Que tanto esfuerzo

Gasta para ser encausada

 

El fruto podrido

Anda a sus anchas

Rompiendo el placer

De todo el que hace bien

 

En diablillos rojos

Su presencia es dada

Esparcidos por doquier

Están estas alimañas

 

Disfrutan divulgando

Y enseñando sus groserías

Sin pena e inhibición

El lugar lo contaminan

 

Oscura su causa

Que recorre el lugar

Malvada fue su crianza

No se sabe cuánto va a durar

 

Salgan de mi poblado

De sus calles y veredas

Salgan de sus casas

Sus ranchos e iglesias

 

Acechan al bien a la bondad y su placer

No respetan las costumbres de mi bien

Revientan mis tímpanos y ríen a placer

Enloquecen a quien se acerque sin querer

 

Estos diablillos rojos

Todo lo quieren cambiar

Para que la maldad aplome

Sobre todo el lugar, mas

El bien quiere que se desplome

 

Como hará este para triunfar

Sobre su enemigo, que tiene

Con toda facilidad las de ganar,

Gran esfuerzo el bien debe

 

En mi, esforzado compañero tiene

Y aunque sea poco comparado

Al del demonio, sacrificado bien,

Sabes que tienes mi apoyo

 

Estos malditos diablitos

Han picado, han mordido

Estos malditos diablitos

Han lesionado el espíritu

 

Carcomen el cerebro

Desfragmentan con ahínco

Dejan esparcido los restos

De lo que su perfidia ha destruido.

 

Cuelgan de las paredes

Se guindan de los carteles

Se montan en tu cama

Se meten bajo la almohada.

 

Un diablo rojo fuego

Te habla con desdeño

Un diablo rojo fuego

Su desdeño suena bueno.

 

Solo veneno quieren darnos a beber

Para nuestra mente manejar a su placer

Alejarnos de quienes quieren vernos crecer

Y que nuestra vida sucumba ante su placer.

 

Yo me siento en mi lecho

Y su prosa la enfrento a mi verso

Le ataco con la fuerza de  mi intelecto

Pues su dulce voz no es más que un placebo.

 

Si sucumbo ante semejante rival

Olvídense de mi cuerpo, recuerden mi verso

Pues a la final es la única manera

De enfrentar a estos perversos

 

Solo es cuestión de ignorar su perfidia

Cualquier incauto sucumbe ante su ira

Pero esta ante la cultura termina

Pues la buena lectura es su guillotina.

 

Por Gabriel F. Magdaleno B.

Anuncios
DIABLILLOS ROJOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s