Lluvia

Lluvia, desgarras la montaña

Y me ahogas en tus aguas,

Lluvia, mezclada con tierra

Bajas con fuerza por la montaña.

 

Arrasas con todo,

Con las casas,

Con el barrio,

Con mi alma.

 

Nadar en ti no puedo

Tu furia derrota mi cuerpo

Y cansa mi brazada.

 

Antes de sucumbir de miedo

Exhalo mi último aliento

En tu cuerpo espeso

Que se traga mis huesos,

Que guardará con recelo

Para no ser descubiertos.

 

Tu furia, mezclada con viento

Dobla el firmamento

Y hace de los valles

Un vertedero de muertos,

Casas y follaje.

 

Escombros de vida,

Escombros sollozos,

Que entierran lamentos

Y entierran despojos.

 

Tu furia, que desata las amarras de la muerte.

¿Quién puede detenerte?

Tu fuerza es contundente cuando arremetes.

 

Desde una suave caricia convertida en rocío

Que colorea flores, humedece horizontes

Y da vida a los recuerdos al añorar.

 

Hasta la muerte encontrada

En tus fuertes deseos de venganza latente,

Cuando enfureces sin motivo aparente

Y acabas con todo sobre el pastizal.

 

Riges con fuerza dictatorial

Eres vida, eres muerte.

 

Ahora vehemente ante quienes

Inconscientemente tocaron tus vergeles,

Arrancas sus cimientos sin conmoverte

Hasta vernos sumergidos en tus aguas

Ennegrecidas por tus actos hirientes.

 

A regañadientes sucumbimos ante ti,

Sin nada que hacer más que morir

Esbozamos una última expresión

Recordando a quienes dejamos al partir.

 

En sus lágrimas estarán nuestros recuerdos,

En sus suspiros nuestros dolor.

Bajo la tierra, por ti revuelta

Nuestros huesos sin pudor.

 

Dedicado a las victimas de las tragedias de El Limón (1987) Edo. Aragua, y Vargas (1999) Edo. Vargas, Venezuela.

 

Por Gabriel F. Magdaleno B.

Anuncios
Lluvia

DEMONIOS

Maldiciones e improperios

Gritan los proscritos

Su odio es sincero

Por quien los hizo convictos

 

Ladrones y malhechores

Hay en este recinto

Injusticias y represiones

Aquí se han sentido

 

Victimas y victimarios

La verdad está en preludio,

Quizás hay de ambos

E igual pagan juntos

 

Tantos son los demonios

Que aquí se encuentran reunidos

Odiándose entre todos

Y ayudándose a sí mismos

 

Claro, no es la culpa

De quien odia sin razón,

Culpa del que sin razón

Enseño a odiar a estos proscritos

 

A odiar a todo el mundo

Y agredir a los presentes,

Por eso pagan culpa

Así sean inocentes.

 

Por Gabriel F. Magdaleno B.

DEMONIOS